• Lunes , 18 junio 2018

BIENVENIDOS AL TENTADERO

El Tentadero,  espacio donde el autor, Jose Angel Prada, abonado de las Ventas en la delantera del seis desde hace treinta años, asiduo a la Feria de Abril y del Puerto de Santa María, enamorado de las Ferias del norte de España, aficionado que intenta estar en todas las plazas de España para ver todos los toros posibles y sobre todo, enamorado del toro en el campo, expresa sus ideas y opiniones, sobre al mundo del toro. Los comentarios que realice cualquier otro usuario y los enlaces que pueda realizar a partir de cada post a cualquier otra página web o blog se establecen porque mantienen una relación directa con el asunto tratado, y en ningún caso se hace responsable el autor de este blog de las opiniones vertidas.

El objetivo principal de este blog es sumar y no restar, es unir y no separar y sobre todo hacer llegar a todos los lectores la vida del toro bravo en el campo y las dificultades que este mundo entraña.

Todos los comentarios y opiniones serán únicamente para construir y jamás para destruir porque todo, ABSOLUTAMENTE TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DEL TORO MERECE LA PENA. De este modo, conseguir la unión del mundo del toro.

No hace falta despreciar a ningún encaste para tratar de ser un buen aficionado. No hace falta despreciar a las figuras del toreo para hacerse valer como gran aficionado y entendido. No hace falta destruir al “aficionado denominado de clavel” para preservar la pureza del toreo.

No nos engañemos, todas estas cosas son las que hacen que la fiesta emerja y tenga más seguidores. Como todo en esta vida, dar una corrida de toros tiene que ser rentable,  las plazas tienen que tener sus tendidos llenos para poder pagar a los que se juegan la vida y al toro, lo más importante. Sin esas conjugaciones de figuras, encastes y “aficionados de clavel” las plazas no se llenarían y todo este tinglao se vendría abajo. No se venderían toros, por lo que no se criarían.

Desde luego cada plaza tiene que tener su sitio y sus exigencias, por eso tenemos que explicar y hacer saber a todos los que acuden a una plaza,  la historia del toro y sus encastes, la historia de la tauromaquia, los cánones del toreo, porque se hacen unas cosas y otras no, pero sobre todo, como en cualquier bella arte,  hay que sentir, porque el que siente se enamora y no podrá partir.

Post relacionados